MANAGEMENT DE ARTISTAS & ESPECTÁCULOS

MANAGEMENT DE ARTISTAS & ESPECTÁCULOS

Espectáculos

BODAS DE SANGRE _GADES


COMPAÑÍA ANTONIO GADES
presenta BODAS DE SANGRE Ballet de Antonio Gades
inspirado en la obra homónima de Federico García Lorca

2011-10-02 IMG 2011-10-02 00-46-07 soc9




FICHA ARTÍSTICA BODAS DE SANGRE

Ballet en seis escenas inspirado en la obra Bodas de sangre de Federico García Lorca

Coreografía e iluminación  Antonio Gades

Adaptación para ballet   Alfredo Mañas

Espacio escénico y vestuario   Francisco Nieva


Música Emilio De Diego, ¡Ay, Mi Sombrero! Perelló y

Monreal, Rumba Felipe Campuzano



Duración: 35 minutos sin intervalo

Estreno absoluto en el Teatro Olímpico de Roma el 2 de abril de 1974.

Reestreno por la Compañía Antonio Gades en Verona el 26 de julio de 2006.




SINOPSIS DE BODAS DE SANGRE

Escena primera

La mañana de la boda, la Madre ayuda al Novio a vestir su traje de ceremonia. Durante la danza, la

Madre descubre que el Novio lleva una navaja a la boda, y asustada se la quita. El Novio explica a su

madre que la navaja no es sólo un objeto de muerte, sino que puede servir para otras acciones, como

cortar un racimo de uvas o una flor imaginaria, que en ese momento saca y entrega a la Madre. No

obstante esta se queda preocupada, y oyendo el galopar de un caballo que interpreta como un mal

presagio, deja la navaja del Novio en la casa.



 



Escena segunda

En la mañana de la boda la mujer de Leonardo, que ya se encuentra vestida para ir a la ceremonia,

espera la llegada de su marido. Mientras tanto, mece la cuna de su hijo y canta una nana, que se ve

interrumpida por el mismo galopar del caballo que anteriormente ha escuchado la Madre del Novio.

Entra Leonardo, adusto, sombrío, misterioso. Leonardo y su mujer bailan una danza de celos y

reproches: Leonardo, en un rasgo de ternura, mece la cuna de su hijo, pero la mujer le quita a

Leonardo la cuna del niño y sale de la escena.


Escena tercera

Leonardo, se queda solo en el escenario, pensativo, mirando a la lejanía, evocando a alguien. Ese

alguien está lejos, pera la imaginación de Leonardo borra la distancia y su deseo se materializa:

aparece la Novia, que en enaguas y corpiño, se deja vestir a para la ceremonia de la boda.

Da comienzo la danza del amor oculto. Leonardo abraza imaginariamente a la Novia. La Novia, en

su casa, se acaricia, al unísono, su cuerpo como si sus manos fuesen las manos de Leonardo. En este

acto de amor imaginario, Leonardo y la Novia toman su deseo por realidad, y se encuentran

bailando juntos una danza llena de lirismo y sensualidad.


Escena cuarta

Suena un pasodoble. Los invitados, alegres, bailan agarrados a la manera de los pueblos. La Novia y

el Novio bailan juntos; Leonardo está solo. Leonardo aprovecha la circunstancia de que su mujer

departe con un invitado, para sacar a bailar a la Novia.

La mujer de Leonardo, celosa, separa a su marido de la Novia, y un cantaor, para distraer la tensión

creada, canta. El Novio y la Novia, jaleados por toda la boda, bailan, pero esta mira a Leonardo y se

desvanece.

La Novia se retira de la fiesta, y poco después lo hace Leonardo. Su mujer lo sorprende, y sale tras

él. Cuando la fiesta está en todo su apogeo entra la mujer de Leonardo, e interrumpiendo la algarabía

exclamada que Leonardo y la Novia han huido juntos en el caballo. Ahora, sí, la Madre pide una

navaja para su hijo. Cuando la tiene, la pone en manos del Novio, y le incita a que salga en busca de

Leonardo para matarlo.


Escena quinta

Aparece Leonardo, a caballo, huyendo y abrazando a la Novia, que todavía viste el traje de la boda.

Desaparecen. Entra en escena el Novio a caballo y tras él cuatro invitados a la boda que cabalgan en

busca de Leonardo y la Novia.



Escena sexta

Se encuentra Leonardo con la Novia y el Novio. Descabalgan y se disponen a iniciar una pelea:

cuando la Novia se intenta interponer entre ellos, la apartan. Sacan las navajas, y en el mayor de los

silencios comienzan la lucha: es una lucha tensa, interminable como un recuerdo, larga como una

agonía. Leonardo clava la navaja en el vientre del Novio, al mismo tiempo que éste la hunde en el

costado del corazón de Leonardo. Leonardo y el Novio mueren en presencia de la Novia.